Demandantes de asilo en Marruecos, informe ACNUR

Desde la Federación de SOS RACISMO queremos seguir recordando la situación de reclusión y falta de reconocimiento de derechos de las personas subsaharianas alojados en bases militares en el norte de Marruecos. Ahora mismo, sólo permanecen allí quienes son solicitantes de asilo, que a pesar de merecer la protección prevista en la Convención de Ginebra, están encerrados en dichas unidades y en pésimas condiciones de vida. Incluso, se les están haciendo las entrevistas de asilo en estas condiciones, sin respetarse las más mínimas garantías que son necesarias en este procedimiento. Mucho nos tememos que para acelerarlo y poder deportarlos lo antes posible, lo que pondría en grave riesgo su vida.

Por ello, incluimos un informe de ACNUR que describe cómo se está tratando a estas personas.Desde SOS Racismo exigimos nuevamente a las autoridades marroquíes que respeten los más mínimos derechos fundamentales, y pedimos una intervención más contundente de las Instituciones internacionales que velan por la efectividad del derecho de asilo.

 

Valoración demandantes de asilo del campamento de Guelmin sobre la atención de ACNUR Marruecos y las circustancias de la misma

El miércoles dos de noviembre ACNUR MARRUECOS pudo desplazarse hacia la ciudad de Guelmin para atender a los inmigrantes demandantes de asilo que se encuentran retenidos en el campamento militar próximo.
Los demandantes de asilo efectuaron múltiples acciones de lucha y presión, como comenzar una huelga de hambre, denunciar la situación vía telefónica en cadenas de radio internacionales y ponerse en contacto con organizaciones sociales pidiendo a éstas apoyo a sus demandas.

La situación, como casi todas en esta crisis, se volvía un tanto surrealista. El martes por la mañana, tres demandantes de asilo (dos Costa marfileños y un congolés) que se encontraban en el campamento de Nador son obligados a introducirse en un autobús por la fuerza. En un primer momento, los inmigrantes reciben la información de las fuerzas del orden marroquíes que su destino es el aeropuerto de Nador y el pánico hace presencia entre los tres.
Después de múltiples llamadas el rumbo del autobús parece cambiar y les dicen que serán trasladados a Rabat, pero en ningún caso a un aeropuerto.

Otra vez nos encontramos siguiendo un autobús para evitar perder la pista de los tres demandantes de asilo. Después se dirigirían hasta Agadir, y de allí al campamento militar de Guelmin.

Se reúnen con otros demandantes de asilo de CONGO RDC, GHANA, COSTA DE MARFIL, SIERRA LEONA, LIBERIA YMALI.
Las autoridades marroquíes informan que todas las personas inscritas en un listado enviado por ACNUR van a ser trasladadas a la ciudad de Guelmin porque funcionarios de esta organización les están esperando.

Algunas de las personas, que dicen haber demandando asilo, y no están en esa lista intentan entrar en los autobuses por la fuerza. En estos forcejeos las autoridades marroquíes pegan a un demandante de asilo Costa marfileño.

Al llegar a las dependencias policiales de Guelmin, encuentran a un grupo de funcionarios de ACNUR.
Los inmigrantes relatan entre risas e ironías que instalan en esas dependencias camas, dando el aspecto de buenas condiciones, ni mucho menos las que están sufriendo en el campamento militar.
Evidentemente las esperanzas de los demandantes de asilo es de salir de su retención y volver a sus casas, muchos de ellos viven en Rabat y Casablanca.

M.J., demandante de asilo congolesa que está en el campamento militar con su hija de nueve años, nos relata sus esperanzas ese miércoles de la siguiente manera, « hemos cogido todas nuestras cosas, aunque no son muchas, mi niña está muy contenta, podremos volver a mi casa en Rabat, mi marido sigue allí, también es demandante de asilo. Por fin podré empezar a buscar a mi hijo de ocho años que lo perdí en la redada donde nos detuvieron a mi hija y a mí. Te imaginas, fue hace un mes, entraron a casa los militares forzando la puerta a las cuatro de la mañana, nos dijeron que era por una verificación de documentación y después nos llevaron al desierto, pero hoy volveré a mi casa ».

Según los demandantes de asilo cuando se encuentran frente a los funcionarios de ACNUR, éstos les informan que van a pasar la entrevista definitiva para decidir su estatuto de refugiado.

En estos momentos los inmigrantes comienzan a sentirse inseguros, también les han dicho que se decidirá su situación en tres días y que durante ese tiempo volverán al campamento militar.

De todas nuestras entrevistas con los demandantes de asilo podemos extraer las siguientes conclusiones :

Por nacionalidades efectuamos una evaluación de la situación en el campamento.

Después de analizar la situación por la que han pasado, los demandantes de asilo nos han transmitido determinadas consideraciones para que sean tenidas en cuenta por las organizaciones sociales y ACNUR.

Para finalizar nos gustaría completar con algunas declaraciones de los demandantes de asilo sobre su detención en el campamento militar de Guelmin.



« La UE debe renunciar a los campos de extranjeros fuera de las fronteras de Europa y a su política de externalización
Dosier InformeSOS 2006 - UNIÓN EUROPEA »

C/ Campomanes 13 2ª Izda -- 91 559 29 06 -- Escribir a SOS racismo Madrid
Como llegar