Incluimos las preguntas más frecuentes que nos hacemos cuando somos víctimas o testigos de un hecho racista

  1. ¿Qué debe hacer una persona víctima o testigo de acción racista?
  2. ¿Quién puede poner una denuncia?
  3. ¿Dónde se debe presentar la denuncia?
  4. ¿Cómo se hace una denuncia ante el juzgado de guardia?
  5. ¿Cuál es la diferencia entre una falta y un delito?
  6. ¿Se castiga con penas más elevadas la comisión de delitos por motivos racistas y discriminatorios?
  7. ¿Qué derechos tiene una persona detenida por la policía?
  8. ¿Es necesario contar con un abogado/a?
  9. ¿Qué puede hacer el detenido cuando hayan existido irregularidades o privación de alguno de los derechos?
  10. ¿Qué es el Habeas Corpus y en qué consiste?
  11. ¿Cuándo una persona tiene algún problema con los órganos de la Administración, puede reclamar sus derechos?

¿Qué debe hacer una persona víctima o testigo de acción racista?

Si se le han causado lesiones físicas, lo primero que debe hacer es dirigirse inmediatamente a un centro médico. Allí recibirá una primera asistencia y le darán un parte médico. Sobre el parte médico es fundamental:

¿Quién puede poner una denuncia?

La denuncia la puede poner la víctima, sus representantes legales si ésta es menor de edad o cualquier persona que haya tenido conocimiento de los hechos. No es preciso haberlo visto personalmente. Se puede haber oído, o conocerlo por cualquier cauce.

El artículo 264 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal dice: "El que por cualquier medio conociera la perpetración de un delito debe denunciarlo al juzgado de guardia, sin estar obligado a probar los hechos". Es importante tener en cuenta lo siguiente:

¿Dónde se debe presentar la denuncia?

Puede presentarse en la comisaría de policía o en los juzgados de guardia. Es aconsejable dirigirse al juzgado de guardia de la localidad, porque los juzgados de guardia están abiertos las 24 horas (Por ejemplo, los de la calle Bravo Murillo en Madrid). Además siempre que se va a poner alguna queja contra algún miembro de la policía, es más confiable hacerlo en un juzgado que en la propia policía.

¿Cómo se hace una denuncia ante el juzgado de guardia?

Hay dos formas de hacerlo, por escrito o de forma oral. Es aconsejable hacerlo por escrito, pues la víctima puede resumir de forma literal los hechos y además los funcionarios judiciales suelen preferirlo pues se agiliza el trabajo. Por ello, siempre que sea posible, es recomendable llevarla ya redactada y si es a máquina o por ordenador, mejor. En la denuncia no se ponen temas legales. Se deben siempre describir los hechos, señalando la hora y lugar donde sucedieron, tratando así de facilitar la localización del guardia jurado o agente que cometió la agresión. Se debe evitar dar el domicilio particular para evitar futuras amenazas. Basta con dar un domicilio a efecto de notificaciones, para lo que puede servir el domicilio que emplea algún familiar, o amigo, o las oficinas de SOS Racismo donde pueden hacer llegar las comunicaciones.

¿Cuál es la diferencia entre una falta y un delito?

La gravedad de los hechos es lo que marca la diferencia entre un delito y una falta. Las faltas son los hechos punibles de escasa gravedad. Ej: insultos y amenazas leves o hurtos de menos de 400 euros. Cuando existe un problema por faltas, suele resolverse en un Juicio de Faltas, mucho más sencillo y rápido que un juicio donde se ventilan delitos. El delito es una acción antijurídica, típica, culpable y sancionada con una pena. Esto quiere decir, que se trata de acciones que trasgreden el orden público y que necesariamente tienen que estar previamente reconocidos en las leyes, describiendo la conducta y el castigo para quien los realice. Ej. homicidios, violación, robo o extorsión.

¿Se castiga con penas más elevadas la comisión de delitos por motivos racistas y discriminatorios?

Sí, el Código Penal, en el artículo 24.4, señala como un agravante, es decir, que aumenta la responsabilidad criminal del que comete el delito, cuando lo hace por motivos racistas, antisemitas o por otra clase de discriminación

¿Qué derechos tiene una persona detenida por la policía?

  1. A ser informado de forma inmediata y de modo que le sea comprensible los hechos de los que se le acusa y los derechos que tiene.
  2. Derecho a guardar silencio, no declarando si no quiere, a no contestar a alguna o algunas de las preguntas que se le hagan, o a manifestar que sólo declarará ante el juez.
  3. Derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable.
  4. A nombrar abogada/o y solicitar su presencia para que asista a la declaración y al reconocimiento en rueda o a cualquier otra diligencia que se practique. Si el detenido no pide un abogado/a concreto, se le nombrará de oficio.
  5. Que se ponga en conocimiento de quien lo desee el hecho de la detención y el lugar en que esté detenido en cada momento.
  6. Derecho a ser reconocido por el médico forense, el de la policía, o cualquier otro dependiente de la Administración.
  7. Si el detenido es extranjero, tiene derecho a que se comunique a su Consulado la detención y el lugar donde se encuentra, así como ser asistido gratuitamente por un intérprete si no comprendiese el castellano.
  8. Si el detenido es un menor de edad, se aplicarán las normas de la L.O. 5/2000 sobre Responsabilidad Penal de los Menores. Se le informará de sus derechos como al presunto infractor adulto. La policía notificará el hecho de la detención y el lugar de custodia a los padres o representantes legales, al Ministerio Fiscal y al consulado si fuera extranjero. Lo mismo se aplicará si el detenido una persona discapacitada o un incapaz.

¿Es necesario contar con un abogado/a?

La presencia del abogado/a es imprescindible en todas las diligencias que se practiquen, tanto ante la policía como en el juzgado. Si el nombrado particularmente por el detenido no acepta, no se le encuentra, o no se presenta, el Colegio de Abogados designará uno del turno de oficio. Cuando el caso se tiene que seguir por la vía de litigio civil, penal, etc. y además tiene componentes de discriminación, el apoyo de S.O.S. Racismo, se da por los agravantes de discriminación, lo cual se intenta trabajar de manera conjunta con el abogado/a (particular o de oficio) de la víctima para reforzar su defensa.

¿Qué puede hacer el detenido cuando hayan existido irregularidades o privación de alguno de los derechos?

¿Qué es el Habeas Corpus y en qué consiste?

Es el procedimiento por el que un detenido es pasado inmediatamente a la presencia del juez en los siguientes casos:

Pueden solicitarlo las siguientes personas: el propio detenido, diciendo que quiere ser llevado a presencia del juez, invocando el Habeas Corpus, su cónyuge, o quien conviva con él, hijos, padres, hermanos o representante legal, el fiscal, el Defensor del Pueblo y el juez de oficio.

¿Cuándo una persona tiene algún problema con los órganos de la Administración, puede reclamar sus derechos?

Por supuesto que puede presentar una Queja, la cual nunca podrá perjudicar la correcta marcha del procedimiento, o ser causa de injustas denegaciones a las solicitudes formuladas. Por ejemplo, si en una Junta Municipal se niegan a atender a alguien o a realizar determinada gestión de su competencia, se deben reclamar los derechos del particular. Estas quejas ayudan a mejorar el funcionamiento de la Administración y a corregir irregularidades. Si no te permiten presentar la queja en el órgano de la Administración en el cual se ha producido la irregularidad, puedes dirigirte al Centro de Información y Atención al Ciudadano del Ministerio de las Administraciones Públicas (C/María de Molina, 50).

C/ Campomanes 13 2ª Izda -- 91 559 29 06 -- Escribir a SOS racismo Madrid
Como llegar