Dosier InformeSOS 2006 - EXTREMA DERECHA

El cambio de estrategia

Actualmente, no existe a nivel estatal ningún partido de extrema derecha con posibilidades electorales. A nivel local, Plataforma per Catalunya consiguió en el 2003 concejalías en varios municipios catalanes, aunque en ninguno de ellos llegó al 10% de los votos.

Siguen sucediéndose actuaciones violentas de racismo explícito por parte de grupos de la ultraderecha, donde cada vez se incorporan más menores de edad, y que encuentran en internet su principal vía de difusión.

Las tensiones vecinales son utilizadas por la extrema derecha como caldo de cultivo para promover el rechazo a la población extranjera y provocar así fractura social y el aumento del racismo y el sentimiento antiinmigratorio.

A nivel jurídico, difícilmente se tiene en cuenta el agravante de racismo previsto en el Código Penal, ya que los insultos o la pertenencia a un grupo neonazi no son suficientes para contemplar la motivación racista.

Se ha hecho más evidente para todos la presencia de la extrema derecha en los campos de FÚTBOL, y el Gobierno y las instituciones deportivas han iniciado un proceso de lucha contra el racismo con medidas como la creación de un Protocolo contra el Racismo o la aplicación de multas de hasta 6.000 euros para aficionados con actitudes racistas, como observamos en el caso a destacar de este capítulo. Pero para tomarse en serio la llamada “tolerancia cero” es preciso ir más allá y crear un marco legislativo que potencie la prevención y aumente las sanciones a los hinchas que insulten y a los clubes que lo permitan.

Caso a destacar:


« Dosier InformeSOS 2006 - Propuestas de SOSracismo
Dosier InformeSOS 2006 - UNIÓN EUROPEA »